Serie Sea Breeze- Abbi Glines


El trabajo de verano de Sadie White no va a ser estar en la playa como socorrista o trabajando atendiendo mesas, como la mayoría de chicas de su edad. Con su madre soltera, embarazada y su negativa a trabajar, Sadie tiene que hacerse cargo del trabajo de su madre como empleada doméstica para una de las ricas familias que veranean en una isla cercana.
Cuando la familia llega, Sadie se sorprende al saber que el dueño de la casa es Jax Stone, uno de las estrellas de rock adolescente más sexys del mundo. Si Sadie no hubiera pasado su vida ayudando a su madre y cuidando de la casa, podría tener una vida normal como para sentirse afectada.
A pesar de que Sadie no se deja impresionar por la fama de Jax, él se siente atraído por ella. Todo sobre Sadie fascina a Jax, pero él lucha contra su atracción. Las relaciones nunca funcionan en su mundo y aunque él se enamorará más y más de Sadie, también piensa que ella merece más. Pero cuando llega el final del verano, Jax descubre que no puede respirar sin Sadie.



Marcus Hardy había esperado disfrutar un año en la universidad mientras dejaba el verano que prefería olvidar detrás de él. Pero en vez de eso, es lanzado de vuelta al pueblo costal de Sea Breeze, Alabama debido a una crisis familiar. Su querido papá se consiguió una novia sólo algunos años mayor que Marcus. Así que ahora su hermana necesita ayuda al lidiar con su madre, la cual se encuentra cayendo a pedazos mentalmente. Lo único que hace el regreso un poco placentero es la fascinante pelirroja que se queda a dormir varias veces a la semana. El problema es que duerme en la misma cama que su nuevo compañero de cuarto, Cage York.
Willow “Low” Foster necesita un lugar donde vivir. Salir corriendo al apartamento de Cage cada vez que su hermana la bota, no es necesariamente una solución a largo plazo. Hacer malabares con sus materias en la universidad comunitaria local y su trabajo a medio tiempo no produce ingresos en exceso. Pero Cage tiene un nuevo compañero de habitación y de pronto, dormir en el departamento de su mejor amigo no resulta tan malo. No cuando logra ver brillar esos sexys ojos verdes de Marcus Hardy cuando le sonríe, como si en verdad la quisiera allí.
Aunque Cage parece un poco territorial en lo que respecta a Low, Marcus encuentra la manera de pasar tiempo con Low sin molestar a su compañero. Cage puede que utilice su fama de estrella en la pequeña universidad para dormir con cada mujer ardiente que se le cruce en el camino, pero aún se encuentra bajo la ilusión de que cuando se canse de todos esos caminos salvajes, se casará con Low. Marcus intenta cambiar esa suposición tanto para Cage como para Low. Hasta que sus cuidadosos planes se echan a perder de pronto con una revelación que nunca hubiese esperado. Tendrá que escoger entre Low y su familia. Porque una vez que la verdad sale a flote… ya no existe ninguna otra opción.


Cage York tiene un pase gratis a la universidad por su equipo de béisbol —O lo tenía, hasta que se metió en problemas detrás del volante. Ahora tiene que ceder a las exigencias de su entrenador y pasar su verano empacando heno. No hay chicas lindas en traje de baño esperando conocer a un sureño para divertirse con él todas las vacaciones. Sólo él y las malditas vacas. Ah, y una sarcástica morena con los ojos azules más grandes que haya visto jamás.
Eva Brooks planeó su vida paso a paso desde que tenía ocho años. Ni una sola vez en los últimos años perdió de vista sus objetivos. Josh Beasley, su vecino de al lado, fue el centro de sus objetivos. Fue su primer novio a los siete, su primer beso a los diez, su primera cita a los quince y su primera tragedia a los dieciocho. Cuando recibió la llamada de la madre de Josh diciéndole que fue asesinado con otros cuatros soldados al norte de Bagdad, la vida cuidadosamente planeada de Eva explotó de la peor manera posible. Ahora, tiene que hacerle frente al arrogante Cage York y su sonrisa irritante.
Pero durante ese verano empacando heno, Cage y Eva consiguen lo que ellos quieren —y necesitan— pero que quizás nunca lo vieron venir.

El día que Preston Drake descubrió que las mujeres ricas pagaban bien por un conjunto de abdominales definidos y una cara bonita, su vida dio un giro.
El remolque deteriorado e infestado de ratas que había compartido con su madre alcohólica y tres hermanos más jóvenes ahora era sólo un lugar que visitaba para pagar las cuentas y abastecer la despensa con alimentos.
Ya no se preocupaba por que su familia tuviera hambre o viviera sin electricidad. El dinero que obtenía por entretener a las mujeres mayores y ricas cubría las necesidades de su familia y las suyas propias. Lo tenía todo resuelto. Excepto...
Una chica.
Ella era tan inocente como él era deshonesto.
Amanda Hardy deseaba que sus rodillas no se debilitaran cuando Preston entraba en una habitación. Odiaba el hecho de que su corazón se acelerara cuando él le mostraba su sonrisa. Él tenía una chica diferente en su cama todas las noches. Era el tipo de chico del que una chica inteligente escapaba. Así que, ¿por qué siempre se le ocurrían maneras de acercarse a él? Incluso cuando era obvio que él quería mantener la distancia.
Tal vez su corazón sabía algo que el mundo no. Tal vez Preston Drake era más que una cara bonita.




Entradas populares de este blog

La lluvia sabe por qué de María Fernanda Heredia

Especial: Rock Stars

Serie The Reed Brothers - Tammy Falkner